lunes, 4 de enero de 2016

"Y aquí estoy.." - Pensé.

En frente de aquel colegio de monjas que fue mi lugar de enseñanza durante 6 años de mi vida, 6 años en la primaria los cuales no disfruté como disfrutaría un niño cualquiera.
Digamos que el acoso escolar siempre me ha perseguido allá donde he estado, da igual a que colegio o instituto fuese...siempre las malas lenguas han rodeado mi entorno.
Saco del bolsillo de mi abrigo rojo aterciopelado la invitación dorada y siniestra que colaron bajo la puerta de mi casa, justo debajo, en la rendija.
Casualmente, yo estaba en la entrada de la casa, jugando con mi rata Stuart cuando vi asomar aquel papel dorado de letras negras:

Muy estimada señorita Chelsea:

Ha sido usted invitada a nuestro espectáculo "Royal Circus" TOTALMENTE GRATUITO, sí, como le lee, TOTALMENTE GRATUITO.
Esperamos su llegada a las 21:30 en frente del colegio de Monjas Ntra. Sña. de los Desamparados,  C/ Valeras, nº 13.
No llegue tarde, odiamos a los impuntuales.


Fdo.: Quien tú ya sabes...


"¿Quien tú ya sabes?" -Pensé acariciando mi mentón sin soltar aquel escrito dorado.
Mi instinto anti-social me dice que sude olímpicamente de esta chorrada sin sentido y me ponga a jugar al "Tekken", mi instinto de rata me dice que vaya, es gratis y, mi instinto curioso me dice "¿por qué no ir? seguro es divertido y no pierdo nada, total, llevo 12 años sin ir a un circo..."
Pero ante todo... una parte de mi ha desarrollado el instinto de la desconfianza:

"Cuidado Chels, cuidado..."

Y allí estaba yo, enfrente de la puerta gris que se tornaba ante mis ojos y a la basura de mi alrededor.
Ah sí, cierto... olvidé mencionaros que  no era la única en este extraño Lugar, pues las pijas y los rompe balones de los críos habían venido con los insoportables de sus padres.
Y en el fondo era de esperar ya que, en mi aldea no hay mucho movimiento, así que cuando algo es gratis todos van como moscas...¿Yo? yo sólo voy a lo que me interesa.
Recuerdo que la noche se tornaba muy muy oscura...pensé "Oh guay, las monjas se han esmerado y de regalo de reyes han montado un circo para los nenes" 
Pero como no, mi instinto nunca falla...
El aire se tornaba muy tétrico...todo estaba muy oscuro y solo se oía la bulla de la gente que estaba cerca de mi, pero yo, como siempre, estaba callada, seria y meditabunda...intentando averiguar que es lo que nos esperaba a mi y a la gentuza que estaba aquí.
¿Quién estaba detrás de todo esto? ¿ algo gratuito así por la cara, con lo mal que está la economía española? 
Y lo que más rondaba por mi cabeza....¿"Quién tú ya sabes..."? ¿Realmente esto era un circo normal y corriente con elefantitos y jirafas? ¿Acaso todos habían tenido la misma invitación que yo? ¿Y si se estaban riendo de mí...?

La enorme puerta gris se empezó a abrir lentamente ante nosotros...y la verdad me extrañó mucho; si mi memoria no me fallaba... era una monja la que nos abría un lado de la puerta....no toda entera y mucho menos un payaso de 2 metros de altura...por lo tanto, ¿Donde estaban las monjas?

-¡¡¡SEAN BIENVENIDOS DAMAS Y CABALLEROS,NIÑOS DE TODAS LAS EDADES, LES INVITO A PASAR A NUESTRO GRAAAAN ESPECTACULO JAJAJAJAJAJAJAJAJA !!!

¡¡¡¡SIIIIIIIIGANMEEEEEEEEEE JAAAAAAAAAAAAJAJAJAJA !!!!

El dichoso payaso echó a correr como si estuviese desquiciado que, a mi parecer, estaba para el manicomio la verdad...
Lo mejor fue como los padres y los niños le siguieron sin vacilar, montándose una corrida peor que la de los San Fermines...
Arg, ya veo que ese maldito trayecto largo y recto de adoquines que hay al pasar por la puerta mayor todavía seguía en el colegio...odio correr con toda mi alma la verdad, pero si no les seguía, no podía enterarme de lo que estaba hablando ese desquiciado payaso... así que me apelotoné entre la multitud:

-BIEEEEEEN NIIIÑOS...Y PAAAAADRESSSS....
El juego consiste en encontrar a los 6 monstruos que hay desperdigados en el lugar, si los encontrais a todos....¡¡ GANARÉIS EL JUEGO JIJIJIJIJIJOJOJOJOOJOJAJAJAJAJAJA  !!

-Disculpe Payaso. - Dije interviniendo sofocadamente. -¿Juego? ¿No se... cof cof...no se supone que esto era un espectáculo visual?

-!! TOOOOOODO ES UN ESPECTAAAACULO EN ESTA VIIIDAAA....¡¡ TODO ES CUESTIÓN DE HAYAR LA PERSPECTIVA Y EL ÁNNNGULO...DESPUÉS, TOOODO SURGEEeee... -dijo aquel individuo con su voz siniestra y espeluznante mientras me empujaba a subir unas escaleras, adentrándome dentro del colegio.

-¡U-Un momento ! -Dije apartándome de sus empujones colocándome frente a frente ante él. -Payaso...tú eres el 6º monstruo...vamos, !! a mi no me engañas tío ¡¡

Payaso abrió mucho sus enormes ojos y se quedó con cara de poker sin dejar de mirarme.
Sinceramente nunca me han dado miedo los payasos, ni siquiera esto...este sueño que me había atrapado y arrastrado al horror más infinito,como casi siempre hacia mi mente para torturarme.
Era sencillo, tan solo debía mantener auto-control, ser fuerte...todo era ficticio y yo era la reina de mi cuerpo, corazón y pensamientos, en mis sueños yo puedo hacer lo que me plazca, pero para ello...necesito auto-control.
Payaso sonrió de oreja a oreja frunciendo el ceño y achinando los ojos, obviamente yo era demasiado inteligente en estos casos, siempre conseguía desvelar la cruel temática de mis sueños, y sabia que este escenario pronto sería inundando por la sangre...



-¡¡PAPI MAMI, MIRAD, ES EL COCO!! -Gritó una niña rubia con tirabuzones de ojos azules con un  abrigo azul monísimo...lástima que el coco abriese su boca enormemente y se comiese su cabeza de un mordisco, cayendo desplomada al suelo, brotando la sangre de su cuello partido manchando su abrigo, medias blancas y mocasines negros.
Sus padres horrorizados no entendían si de verdad era una broma pesada parte del show o realmente su hija estaba... muerta...y creerme que mejor hubiese sido que todo esto fuese una broma...
Bajé por las escaleras que, cuando yo era niña conducían  al gimnasio, pero que ahora por desgracia, estaba cubierto de sangre, ya que el coco, sediento de sangre, estaba masacrando a las personas.
Este, obviamente, era el 5º monstruo, pero el 4º estaba por aparecer:
De repente,como por obra de magia, una puerta de acero gigantesca amarrada por oxidadas cadenas resurgió desde las más entrañas profundidades del subsuelo, destrozando la superficie.
Retrocedí hasta apoyar mi espalda contra la pared, contemplando como una violácea luchaba por salir de aquella puerta.
Y chapó, un golpe seco destruyó las cadenas y la puerta se abrió de golpe, mostrando como un enano encapuchado y con una enorme vara salia, cubierto de oscuridad y humo volaba cubriendo toda la estancia.
Me pareció muy adorable y tierno...hasta que sin dudarlo le atravesó el pecho con su plateado cetro a una persona que cruzaba por allí, arrancándole el corazón.

Estaba tentando demasiado a la suerte, así que debía salir pitando el gimnasio lo antes posible, y de este lugar si tengo un poco de suerte...
La desgracia vino cuando intenté salir corriendo y unos chavales de unos 15 años me empujaron para huir primero ellos...como no, bendita humildad.
Mi cabeza fue golpeada contra el suelo al caer, produciéndome un dolor de cabeza insoportable y unos mareos que no me permitían levantarme...
El mago oscuro se acercaba levitando hacia mí...yo tan solo podía hacer temblar mi cuerpo...¿será que esta vez no podré salirme con la mía? 
Siempre he sido muy orgullosa y siempre he querido elegir mi muerte, lo típico de "si muero, que sea con honor", aunque si muero pues nada...me he muerto...¿pero de verdad voy a morir aquí? 

...........

Fruncí el ceño y abrí mis ojos lentamente.
me encontraba tumbada en un suelo hecho de puzzles de corcho y lentamente empecé a desperezarme para sentarme y ver que se cernía en mi alrededor: estaba en un sitio donde la luz sepia adornaba la estancia, colándose por la ventana.
En un rincón había una caja de juguetes y peluches, y delante de mi había un escritorio adornado con una maceta de geranio, una pequeña montaña de libros, una silla de empresaria...y mi mente empezó a recordar que yo de pequeño estuve aquí...en el despacho de la Psicóloga.
Recuerdo como ella vio en mi una chica distraída, impulsiva, alocada y muy inteligente...recuerdo también que sentí su muerte cuando ella murió de cáncer, incluso un poema le escribí...
Me levanté lentamente y contemplé la estancia sin vacilar, como olía a "Chanel nº 5", aquel perfume que tanto se ponía "Marilyn Monroe".
Salí de la habitación y abrí otra puerta,entrando en la sala de castigo.
Recuerdo como a mi mejor amigo de la infancia y a mi, nos castigaron por que no sabíamos hacer los deberes de matemáticas...nunca fuimos buenos en los números, y cuando estábamos aquí, siempre hablábamos y nos gastábamos bromas.
De nuevo, solo estaba la mesa con las sillas vacías y la tenue luz brillando por la ventana.
¿Ya era de día? ¿ tanto tiempo estuve durmiendo? como sea.
Salí de la sala de castigo y abrí otra puerta que me condujo a la sala de profesores, la cual desprendía un olor a chocolate, café, churros y porras.
Empecé a recordar como a veces debía venir a esta sala a entregar documentos, o simplemente a buscar a alguna profesora para hablar con ella...
Los olores... lo que mis ojos veían...era todo muy hermoso...y esto me hace pensar que no todo fue malo en mi infancia, hubo personas y pequeñas cosas que me alegraban bastante.

-¿Te divieeeeerrrtessss? - Dijo una voz tétrica, siseante y burlona.

Al darme la vuelta, pude ver como payaso estaba de nuevo frente a frente ante mi.

-¿Y bien? ¿qué quieres ahora?

Payaso señaló una puerta con intenciones de que yo la abriese...¿Por qué tenia el presentimiento de que me arrepentiría?
Suspiré y me acerqué a la puerta, abriéndola sin vacilar y pude contemplar la oscuridad que abordaba la estancia.
Era el cuarto de las escobas.
Aquí, las mujeres de la limpieza guardaban todos sus utensilios de limpieza, aparte había duchas, lavamanos, etc...aunque bueno...había algo que en verdad no encajaba...que no era de esta habitación...si si, me refiero a ese enorme bulto negro que acababa de descorrer las cortinas de una de las duchas, ese trozo de carne demacrado que tan solo era piel, nariz aguileña, orejas puntiagudas y ojos carmín...ese extraño ser de manos alargadas, finas y uñas afiladas...
Ese sin duda,debía ser Drácula.

-Oh vamos...-susurré asqueada por la trampa del dichoso payaso.

Cerré la puerta sin pensármelo 2 veces y salí corriendo dirección al jardín. Si de verdad Drácula se convertía en cenizas bajo el sol, estaba salvada.


Corrí,corrí...y corrí....y llegué al jardín, posando mis manos encima del pozo jadeante...y contemplé a mi alrededor como todo seguí en orden...como todo seguía cubierto de plantas...como las macetas seguían aguantando sin ninguna grieta aparente...
Suspiré y sonreí, este era uno de mis sitios favoritos, junto a aquel hueco debajo de la escalera del patio, donde mi imaginación volaba y nadie podía hacerme daño...
Un grito femenino y desgarrador perforó mis oidos...suspiré, lo más seguro es que Drácula estuviese masacrando a las pocaspersonas que pudieron escapar del Coco y del mago oscuro.
Volver sería todo un suicidio...aunque por poder, puedo hacerlo, podría intentar hacerle frente, o seguir sus movimientos y ver hasta donde me lleva...pero en este momento, me decanto por seguir recorriendo mi antiguo colegio.
Y eso hice, fui abriendo despreocupada puerta por puerta cada rincón del lugar, recordando los pocos momentos de felicidad que tuve cuando estaba en aquel sitio...me sabia de P a PA todos y cada uno de los pasadizos del cole.
Y creo que ya va siendo hora de contarlo...y es que en el pueblo se rumoreaba cuando yo era cría, que mi susodicho colegio, era un cementerio siglos atrás...aunque otras lenguas dicen que fue una residencia de ancianos...sea como sea, siempre me ha llamado la atención que un colegio de primaria tuviese tantas puertas, salas y pasadizos...
Después de recorrer la capilla, salas de estudio, informática, música, habitaciones de las monjas, baños y cocinas, terminé saliendo por una puerta blanca que me condujo hasta unas escaleras que, sin duda alguna las conocía perfectamente: eran las escaleras que conducían al ultimo piso, a la clase de 6º de primaria.
Las subí con cuidado, mirando a mi alrededor y sin hacer ruido, plantándome en medio de 3 pasillos.
El izquierdo conducía a la puerta de la clase de 5º, a la derecha estaba la clase de 4º....y siguiendo el pasillo, todo de frente...estaba la clase de 6º de pri....¿eh? Un momento...
Me acerqué lentamente al pasillo y en la puerta de madera marrón con la ventana de rendijas,no ponía que fuese la clase de 6º....si no que ponía un cartel negro con letras blancas y en mayúsculas "FINAL"
Una estúpida sonrisa cruzó mis mejillas y una extraña satisfacción adornó mi cuerpo internamente, tenía la esperanza de que, si cruzaba, no estaría sola, habría más gente viva, gente que seguro sobrevivió a los ataques de los monstruos.
Pero al abrirla de golpe...mi decepción fue grande...muy grande...
estaba yo sola...en frente de la gran ventana que anunciaba el atardecer de otro día más...pero en seguida asomó la sorpresa a mi cara: al mirar a la derecha, estaban todos los monstruos ante mi, sentados en sillas de tribunal...como si yo fuese una condenada a ser juzgada...

-Bienvenida Chelsea, te estábamos esperando... -dijo Payaso sin borrar su maléfica sonrisa.

A decir verdad, me sorprendió con la calma y sensatez que Payaso me hablaba...
Intenté calmarme un poco y observar atentamente: ante mi, estaba Payaso sentado en una silla bastante alta de madera, a la izquierda de Payaso, se encontraban sentados el mago oscuro mirándome con sus amarillentos ojos y el coco, el cual no me hacia mucha gracia como me miraba mientras se relamía los labios...
A la derecha, estaba Drácula gruñendo levemente al verme...supongo que estará enfadado al no poder morder mi níveo cuello en su debido momento...
Al lado de Drácula, estaba nada más y nada menos que la novia de Frankenstein, la cual me sorprendió verla aquí y no antes...tal vez, mientras yo estuve paseando en busca de mis recuerdos, ella hizo estragos a mis espaldas...
Cada silla tenía su número asignado, y cada monstruo estaba sentado en su silla correspondiente.
Si La novia de Fran era la 3º monstruo y Drácula el 2º...¿donde estaba la silla del 1º mosntruo? ¿Quien era el que faltaba?

-¿¡Vas a seguir mucho tiempo callada, joven!? - Gritó Drácula con los ojos inyectados en sangre, lo que me hizo despertar de mis pensamientos ipso facto...y también me hizo contemplarme atentamente:
Ya no llevaba la ropa de antes, tenia medias negras, zapatitos de ebilla y tacón bajo, una falda larga y gris de tablas hasta las rodillas, una camisa blanca y para finalizar, una rebeca negra manga larga.
Sin duda...era mi antiguo uniforme del colegio...
Me miré a la ventana y pude ver con el reflejo que tenia mi flequillo recto y el pelo suelto, todo esto me habia dejado muy desconcertada...

-¿En...en serio soy la única persona que ha...sobrevivido? -Dije mirándolos a todos perpleja.

-Eso se comprobará ahora...-Susurró Payaso señalando una baldosa del suelo situada en frente de él y a escasos pasos de mi que, al acercarme, pude ver que era azul y ponía en blanco el número 1.

-Si pisas la baldosa, vivirás...y si las cosas se tuercen...te electrocutarás y morirás. -dijo entre risas Payaso.
Les miré de nuevo a todos, estaban ansiosos por ver que sucedía y, seguro que si todo salía mal, se comerían mi cadáver.
Bien, suspiré y sin hacerles esperar más, me puse encima de la baldosa.
De repente, todo se apagó, todo se quedó a oscuras y nada se escucho...cuando de repente, mi cuerpo empezó a brillar.
Un aura de color rosa y lila empezó a danzar al rededor de mi cuerpo. Pude ver mis manos, tocarlas y no quemarme, ni siquiera sentí electricidad recorrer mi cuerpo.

-Esto....¡¡ESTO ES IMPOSIBLE!! - Bramó la novia de Fran. - ¿¡COMO ES POSIBLE QUE ELLA SEA EL MONSTRUO PRINCIPAL, EL MONSTRUO MÁS PELIGROSO DE TODOS LOS QUE ESTAMOS AQUÍ?!

-Porque soy un ser humano. -Dije mirándola a sus ojos sin vacilar, entendiendo lo que estaba sucediendo.
Ella no me quitó los ojos de encima: 

-Exacto, solo eres un ser humano, un insecto, un...

-Un monstruo. -Dije de forma seria y tajante. -Un ser que sería capaz de matar a sus camaradas por poder y dinero, incluso a su propio hermano.
Un monstruo que solo mira por su propio beneficio antes que por los demás, un ser que no le importaría destruir ecosistemas enteros, o incluso matar por placer, violar para saciar su lujuria, y ver sin miramientos que indefensos mueran de hambre.
Porque por desgracia...nosotros los seres humanos...somos los mayores monstruos de este planeta...

Mi voz se empezó a torna triste y miré a Payaso, que este me miró sin borrar esa maldita sonrisa burlona de su rostro...
Desde el primer momento, él planeó esto...él fue el pez gordo de este pantano...y esto es el final de esta osadía y  misterio que terminó en convertirse en una cruda realidad...


No hay comentarios:

Publicar un comentario