sábado, 31 de enero de 2015

TEENAGERS - capítulo 4 de 10: dolor --> narrador - Cinthia

No podía creerlo...no podía creer que Marcos fuese ese tipo de personas.
El chico es punky y aunque de un aspecto de rebelde sin causa, es muy majo y servicial, pero ahora se me ha caído el pedestal....


-Se que cuesta de creer, yo al verles en persona también flipe en colores...

-!! Pero bueno ¡¡ ¿¡acaso me lees la mente?! Esto ya no es normal siempre me quitas la palabra de la boca.

Trace esbozó una leve sonrisa por el comentario, en parte me agradó alegrarle escasos segundos, pues luego sus hermanos desde lejos nos empezaron a meter prisa, pues Rex estaba muerto de hambre.
Echamos a andar de nuevo y en el camino seguimos dialogando:


-¿verlos en persona?

-Así es. -dijo serio mirando al frente. -Ayer domingo fui a su casa para darle una sorpresa en plan "!! Oh mira, mi novio tiene detalles conmigo ¡¡" -dijo poniendo una voz burlona acompañado de caras raras. -y me puse a gritarle a la alta ventana que da a la calle, ya que esa da a su cuarto pero no obtuve respuesta.

Seguía escuchándolo atentamente, pero cada vez que el hablaba, más ira y decepción tornaba su rostro...

-Lo único que escuché fueron unas risas femeninas en el jardín, delatando que Mina se encontraba allí, así que me colé por las verjas negras de la casa, aunque hubiese preferido no haberlo hecho...

-Los vistes...¿cierto?

-. -dijo con un tono tajante. -Marcos la tenia abrazada por detrás, besando su cuello, haciéndole cosquillas, y Mina le seguía el juego.

-Que desagradable...

-Cuando me acerqué intentaron darme explicaciones pero rehúse a creerles, corté con ella y con toda la amistad que tenía con Marcos.

Iba a sugerirle que intentase al menos quedar bien con ellos pasado el tiempo, pero creo que no era buena idea...

-Bueno... Se que esto es horrible, pero no pienses más en ello, cada uno por su lado, dale tiempo al tiempo y mira el presente, no te rindas y sigue adelante.

Trace, sin dejar de caminar me cogió de la cintura riendo y besando mi mejilla mirándome.

-Gracias por los ánimos, en verdad la psicología es lo tuyo nena.

-¿Nena? Pero mira que eres chulito... No tienes remedio.

-!! Anda, no seas así ¡¡ hay confianza más que de sobra.

-Bueno si, tienes razón... Nos conocemos desde hace la torta, así que sí, puedes contar conmigo para lo que sea. -dije mirándolo con una gran sonrisa cogiendo su cintura al igual que él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario